domingo, 30 de agosto de 2009

El pepino y el dolor de cabeza


Estaba pelando unos pepinos para hacerme una ensalada y, de pronto, recordé cómo mi madre se pone siempre los extremos en las sienes. Se que alivian el dolor de cabeza y, aunque no sea ahora el caso, he repetido el gesto.
Son detalles que vas recordando conforme te vas haciendo mayor, antes, en la vorágine de la adolescencia o cuando los niños pequeños, el trabajo, los amores o cualquier otra cosa, nos reclaman atención no nos llega a la mente.
También la recuerdo leyendo novelas de amor o tarareando "ese toro enamorado de la luna". Mis padres se van haciendo muy mayores, el cerebro de mi madre va perdiendo facultades a la par que su corazón se va dulcificando y temo terriblemente el momento de las ausencias...
Carpe diem, disfrutemos de las personas que mas queremos cuando las tenemos

6 navegantes:

Cosechadel66.es dijo...

Pues poco me queda por decir, cuando ya pones tu mi firma habitual...

Car...

Feliz domingo

Corpi dijo...

No, no. A mí el pepino no me gusta, aunque todos los años planto un par de matas para la familia. Lo que no sabía es que son buenos para el dolor de cabeza; el día que me duela lo pruebo.
Un beso

LOLITA LOP dijo...

en eso estamos amiga ... mis padres aún andan por los 70 recién estrenados , pero cuando compartes horas on ellos te das cuenta de que el paso del tiempo es inevitable y que las huellas son cada vez más visibles .... disfrutémoslos .... besos

( me han entrado ganas de comer pepinos )

Alba dijo...

Hola guapisima, aquí ya de vuelta de mis vacaciones. No tenia ni idea de los efectos curativos del pepino, bueno es saberlo. En cuanto a lo otro... aprovecha, acaba de cumplirse un año desde la falta de mi padre y sigo añorandole como al principio. Disfruta cuanto puedas de ellos y que ellos disfruten de ti y los tuyos. Eso siempre queda en nuestro interior.

Muchisimos besos.

siouxie dijo...

Mi madre está bien, hiperactiva como siempre, y lleva todo el verano, encima, coche va y coche viene, yendo y viniendo del campo, cargada con la compra, o con los nietos o con las hijas...Y feliz!.
Me echo a temblar sólo con pararme a pensar que puede debilitarse, pero ella es genio y figura: Cuando le comento que le voy a hacer una suite en mi casa, con su baño privado y su estar, me dice que !ni hablar, yo no salgo de mi casa, que tengo cuatro hijos y cuatro nietos, que se venga a dormir uno cada día conmigo, que para eso soy su abuela! ;)
Lo que te digo, genio y figura.
No te apures, porque visto tenemos que cuando nos hacemos mayores, tenemos que intercambiar los papeles con los padres y pasar de protegidos a protectores.

SOMMER dijo...

Cierto, disfruta ahora que puedes. Que no quede nada en el tintero.

Abrazos