martes, 23 de septiembre de 2008

Y hoy...

se me cayó el otoño de golpe, y sentí que debía aliarme con los poetas y busqué a Juan Ramón Jiménez . Y de esas veces en que buscas y encuentras, como esperando mi llegada, el día gritaba con el poeta: ¡Llueve, llueve dulcemente...!
Y en mi corazón ardiente, llueve, llora dulcemente. Voy dando vueltas a los años, tal vez la tan trillada "crisis de los 40" me llegue con retraso o simplemente he tenido un mal día. Pero todo se termina por solucionar y solo hay que dejarse llevar cogiendo el timón. Una clase de piano, los deberes de la pequeña bien hechos, música excelente y conversaciones nocturnas gratificantes y todo vuelve a su sitio con una sonrisa.

ALEGRÍA NOCTURNA

¡Allá va el olor
de la rosa!
¡Cójelo en tu sinrazón!
¡Allá va la luz
de la luna!
¡Cójela en tu plenitud!
¡Allá va el cantar
del arroyo!
¡Cójelo en tu libertad!

4 navegantes:

Cobre dijo...

Puñetera manía q tenemos de escuchar música triste cuando estamos de bajón!, con las canciones tan animadas q tienen nos Dire Straits! ;)
Nada nena, ni crisis de los 40 ni leches, eso es solo un día tonto de los q tenemos todos, pero tu sabes perfectamente como llevarlos.
A ver si te pillo y podemos tener una charla nocturna, q ya toca!.

Besazos otoñales!

Corpi dijo...

Yo tampoco creo en la crisis de los cuarenta, eso son tonterías. Un mal día lo tiene cualquiera y si no, que me lo digan a mí. Ya vendra otro mejor.
Un besito.

siouxie dijo...

Es cierto eso; el que es de tener crisis, las tiene desde que juega en el patio del cole, y el que es de superarlas él solito, (o ella en este caso), lo es de siempre :), o "de toda la vida de Dios", como decimos por aquí :).
MUAKS, HERMOSA!

Eterna dijo...

Cómo me gusta el otoño, y cómo me gusta tenerte de vuelta luna lunera
:)

Me encanta pisar hojas secas
:)