viernes, 12 de septiembre de 2008

Conciliación familiar


Tengo a uno de mis niños en bachiller, a otra en secundaria y la más pequeña en primaria, así que se de qué hablo cuando echo la culpa al "sistema educativo" (y a alguna cosa más) de las lagunas, del fracaso y de todo lo que lleva pareja la educación en nuestros días. No puede venir ahora una confederación de padres diciendo que se quiten vacaciones y se aumente el horario escolar. Y dicen... "conciliación familiar" y me indigno, porque en lugar de pedir que se ajuste nuestro horario de trabajo, nuestro sueldo y todo tipo de permisos para disfrutar más tiempo con nuestros hijos, solo se nos ocurre tenerlos en colegios, ludotecas, guarderías o extraescolares el máximo tiempo posible.
Hay una guerra abierta entre algunos padres en contra del profesorado: por sus vacaciones, por su horario, por su sueldo, por sus fiestas... y en lugar de llevarlos "en palmitas" porque son esas personas en cuyas manos dejamos a nuestros hijos gran parte del día, les echan la culpa de todo lo imaginable, antes de mirarnos por dentro o ver que el "sistema" hace tiempo que hace aguas haciendo de nuestros niños unos incultos. Y no se va a arreglar recortando vacaciones (¿qué niño aguanta en julio o agosto dando clase?) o añadiendo horas hasta el infinito.
Nosotros, cuando éramos niños, teníamos prácticamente las mismas fiestas, menos medios y un horario parecido ¿nos fue mal?. Desde que se cambió el sistema a conveniencia del grupo político de turno o de no se sabe qué criterios, hemos ido de mal en peor y, repito, no hay que buscar amargar al niño con más clases o castigar al maestro con menos vacaciones, sino cambiar las leyes sociales que permitan una vida de calidad y no una vida de consumo y deudas, que ya se sabe "no es más feliz quién más tiene sino quien menos necesita".
Hoy me levanté utópica.

8 navegantes:

siouxie dijo...

Pues yo te doy toda la razón, qué digo toda?, !Todísima¡. Que todos los problemas de la educación se están intentando arreglar a base de parches, cuyas consecuencias pagan nuestros niños, vamos el futuro, para quien no se lo haya planteado.
Mucho pensar en el cambio climático, en el planeta que vamos a dejar a nuestros hijos, pero ¿Y que hay de los hijos que nosotros vamos a dejarle al planeta?.
Pues eso, que yo también ando utópica...
Un abrazo, hermosa¡

Tanakil dijo...

A mí no me gusta nada como está ahora. Creo que estaba mucho mejor la EGB y nunca entenderé por qué la cambiaron. Eso de juntar a niños de 12 con los de 18 no me acaba de convencer y además, ese ambiente "chungo" (por llamarlo de alguna manera) que hay en los centros... bulling, falta de respeto a los profesores (algunos ya van con miedo al colegio), falta de seguridad... ya no sé que parece esto, parece una peli del estilo "Rebelión en las aulas".
Saludos,
Tanakil.

Corpi dijo...

Estoy completamente de acuerdo tanto contigo como con los comentaristas anteriores. El sistema educativo español es una "puta mierda". Pero lo peor no es eso. Lo peor es que quienes lo han arruinado lo saben y no hacen nada, en absoluto, en arreglarlo, al contrario, son tan incultos que todavía lo estan hundiendo más. Y así nos va.

Vitore dijo...

A mí me da vértigo pensar que esos niños a los que estamos maleducando, serán algún día nuestros mandatarios, los que dirigirán empresas, bancos, países... Me acongoja esto. Besitos.

siouxie dijo...

Qué bonito has puesto el blog, hermosa! :)

Pilar dijo...

Presioso el blog!!!!!

Esta noche...LUNA LLENA!!!!! (me acordaré de ti cuando la mire)

Besossssssssssssssss

Joan dijo...

La educación no sólo se ciñe al colegio, es un fenómeno global que incluye padres, amigos e incluso la tele. Al descuidarla, se producen engendros como la generación actual de 10 a 18 años. Paseen por la calle y escuchen su extenso léxico y su gracejo y excelsas formas. Está claro que hay excepciones, que no hay que hablar como Góngora y que lo de ceder el paso con reverencia no se estila. Pero creo que todos sabemos a qué me refiero. Qué futuro más negro.

Saludos

Apesardemi dijo...

Las carencias del sistema educativo en España no son nuevas. Yo he vivido en mis carnes más un cambio "definitivo" y mis hijos otro tanto. No tiene sentido un sistema puesto permanentemente en cuestión y modificado por cada gobierno entrante. Los malos resultados son "lógicos"

Me gustan los cambios en el blog, muy bonitos.

Buen día Tha.