jueves, 15 de septiembre de 2011

Inspirándome...

En las sábanas quedaron los últimos brotes
que las palabras se llevaron y agostaron.
Si me quieres, hazlo por entero,
no reniegues de mis miedos, mis ausencias
y la vida que escondo tras la mirada.
No me niegues las caricias que merezco,
ni los gestos, ni las dudas...
Si no me quieres no te quedes aquí,
no escribas historias de olvidos
o vidas de desencuentros.
No basta soñarme a medias
o querer sentir mis alas,
has de avivar el fuego,
la esencia que anida en mi alma.
Si no eres capaz o no quieres,
olvida que navegaste a la deriva
por un mar de olas tranquilas
que no supiste entender.
Este mar se mueve solo
aunque nadie nade en él.