lunes, 28 de julio de 2008

Belleza cruel


Tengo una amiga que es rapsoda y con la que me queda pendiente llorar juntas, llorar largo y con abrazos la muerte de su hermana. Me ha dejado un libro de poemas de Ángela Figuera Aymerich, de entre todos he sentido mío este:

BELLEZA CRUEL

Dadme un espeso corazón de barro,
dadme unos ojos de diamante enjuto,
boca de amianto, congeladas venas,
duras espaldas que acaricie el aire.
Quiero dormir a gusto cada noche.
Quiero cantar a estilo de jilguero.
Quiero vivir y amar sin que me pese
ese saber y oír y darme cuenta;
este mirar a diario de hito en hito
todo el revés atroz de la medalla.
Quiero reír al sol sin que me asombre
que este existir de balde, sobreviva,
con tanta muerte suelta por las calles.

Quiero cruzar alegre entre la gente
sin que me cause miedo la mirada
de los que labran tierra golpe a golpe,
de los que roen tiempo palmo a palmo,
de los que llenan pozos gota a gota.

Porque es lo cierto que me da vergüenza,
que se me para el pulso y la sonrisa
cuando contemplo el rostro y el vestido
de tantos hombres con el miedo al hombro,
de tantos hombres con el hambre a cuestas,
de tantas frentes con la piel quemada
por la escondida rabia de la sangre.

Porque es lo cierto que me asusta verme
las manos limpias persiguiendo a tontas
mis mariposas de papel o versos.
Porque es lo cierto que empecé cantando
para poner a salvo mis juguetes,
pero ahora estoy aquí mordiendo el polvo,
y me confieso y pido a los que pasan
que me perdonen pronto tantas cosas.

Que me perdonen esta miel tan dulce
sobre los labios, y el silencio noble
de mis almohadas, y mi Dios tan fácil
y este llorar con arte y preceptiva
penas de quita y pon prefabricadas.

Que me perdonen todos este lujo,
este tremendo lujo de ir hallando
tanta belleza en tierra, mar y cielo,
tanta belleza devorada a solas,
tanta belleza cruel, tanta belleza.

Y es que tenía olvidadas las lecturas a corazón abierto y ese sentir hermoso de las palabras cuando están bien puestas.
Llevo un verano de relax, de ejercicios en la wii con puesta a punto (¡tengo 27 años físicos!), de idas y venidas de niños, de orden en la casa y por extensión en mi vida. Estoy feliz conmigo misma, veré que esto dure también en otoño e invierno.

4 navegantes:

LOLITA LOP dijo...

nena desde que te has ido al extranjero aquí entra gente muy rara ...


La poesía no es mi fuerte , pero me la he leído , es buena transmite mucho.

Siento lo de tu amiga .

un beso lila ( como las flores de la foto )

Cobre dijo...

Pero vamos a ver si nos entendemos, no es q estés feliz ahora, sq tu eres una persona feliz siempre, y eso se nota, lo irradias. Claro está q tendrás momentos menos felices o duros, sino serías la tía más suertuda del mundo! ;), pero en general eres así, osea q vive la vida al modo q más te guste y disfruta de ello, pq pocas personas tienen esa suerte.

Y respecto a lo de llorar con tu amiga te diré q es un ejercicio de limpieza interior estupendo, q no sé pq se empeña la gente en no llorar cuando con ello puedes sacar tantas cosas q de lo único q sirven es de lastre.

Me gusta lo q transmites, te siento muy bien, serena y en paz, y me alegra muchísimo ;)

Besazos preciosa Mar de mi vida y de mi corazón!!!!

Lucinda dijo...

Mándale abrazos y ánimo a tu amiga. Besitos.

Mar dijo...

Besos chicas!!!