martes, 16 de diciembre de 2008

Era inevitable

Sucedió, tenía que pasar un día u otro, la fecha es propicia, la edad también: mi niña pequeña ya sabe quién somos los Reyes, Papá Noel y el Ratoncito Pérez.
Todos en su clase lo comentaban, lo afirmaban machaconamente, y yo me he visto en el brete de contarlo. Y no son sólo sus castillos en el aire, su imagen de mundo mágico, lo que se ha caído, sino también otro pedazo de los míos. Ya no habrá montajes escénicos, estrellas fugaces o llamadas intempestivas en noches señaladas. Por ende, además, han caído varias figuras. Hasta el propio Dios se ha puesto en entredicho, y yo no se cómo explicarle que su madre todavía cree en hadas, duendes, ángeles y demás multitud de seres invisibles.
Pero no termina de creérselo del todo, todavía anda buscando explicación a hechos extraordinarios, y no... no voy a explicárselo todo, creo que es necesaria una pizca de polvos de hada en nuestras vidas. Por más que físicamente se explique que las estrellas y la luna no se caigan en nuestras cabezas, no le quita su belleza; por más que los globos oculares se estudien en el colegio, no explica que, al mirar a los ojos, a veces se descubran ángeles o demonios.
No se lo que primará al final, si la desconfianza por la mentira, o la ilusión por ver más allá de nuestros sentidos.
Estoy un poco triste.

12 navegantes:

Mamiloca dijo...

No estés triste, Tha, que crecer es esto, y tu niña crecerá feliz a tu lado, que eres una madre estupenda.
Verás como ella siempre creerá en las hadas, como tú.
Un beso gordo.

Manuel Márquez dijo...

Estoy de acuerdo con Mamiloca, compa Tha, en esto consiste el rollo ese de crecer, aunque también entiendo que te duela, no debe ser fácil. A los que aún estamos "en espera", pues ya te puedes imaginar...

Un abrazo muy fuerte y buena semana.

Turulato dijo...

Pues no. Discrepo. Crecer no es eso ni tampoco es un rollo; opinar eso es solo una manera de sentir lo vivido, entre otras muchas.

Crecer, vivir, experimentar no tiene porque ser una agregación de desilusiones sino una sucesión de descubrimientos.

Poco sabemos y cuanto más averiguamos más incógnitas nos planteamos. Y no hay camino más recto hacia la ignorancia que la obsesión de finiquitar sueños e ilusiones.

¡Cuantos padres, preñados de miedo a lo desconocido, no son más que asesinos de imaginaciones infantiles!.
¿Acaso ganan algo?; ¿de verdad?; ¿seguro?. Recordad cuando ...

Le Petit Ecolier dijo...

Sí bueno... puede que haya descubierto un par de misterios, pero no todo está ya perdido. Si no, ¿qué hace Iker Jimenez todas las noches en su programa? :)

Creer es abrir la puerta, y sinceramente, por el poco tiempo que respiré el aire de tu casa, la atmósfera no está nada viciada.

Tha dijo...

Esta mañana iba ella feliz al colegio de la mano de su yayo (mi padre)contándole toda la historia y como va atando cabos ya de muchas cosas.
Cómo me gustan las gafas de ver del sabio "Turulato" :)

Corpi dijo...

Yo creo que esto passa continuamente. Poco a poco vamos conociendo cosas que creíamos que eran completamente diferentes a como son en realidad. Son cosas que lleva aparejada la vida en la que vivimos. Imagínate por ejemplo una persona que viene de un país atrasado de África en patera al paraíso: ¿Cuántas cosas no se le caerán encima cuando vea la mierda en la que vivimos y que él creía que hasta olía bien?
Te siento muy nostálgica últimamente.
Cuídate. Un beso bien fuerte.

cu dijo...

Es normal, Mar, a todos nos ha pasado, y aunq entiendo q estés triste también te digo q mires la parte positiva: ahora la niña empezará a preguntarse y a plantearse cosas, y eso es muy bueno.
Además, aunq ya no sea algo tan mágico como lo era hasta ahora, seguro q sigue disfrutando igual de las navidades y de los regalos, y sq q mejor reina maga q tu, preciosa! ;)

Un besazo!

Una maruja en internet dijo...

Te entiendo muy bien, mi hija me pilló poniendo regalos y se infló de llorar, ¡que penica!, ahora no escribe una carta, me pone notas por toda la casa, compra una sorpresa para tu hija maravillosa :).

Aprenden y aprendemos, de eso se trata. Muchos besos

cosechadel66 dijo...

¿Tu no dejaste de creer y has vuelto a hacerlo? Pues seguro que ella encuentra la manera de volver a recoger sus sueños...

Un saludo

Natillitas dijo...

Yo nunca olvidare la jarta de llorar que me lleve cuando me entere... :(

Un besito para ti y otro para la ninha.

siouxie dijo...

Pues cuando se lo expliqué a mi niña, la chiquilla tuvo una reacción que me sorprendió y me emocionó mogollón, me dijo:
-!"Entonces eras tú quien me escribía esas cartas y no los reyes magos?, qué chula eres, mami!", y entonces lo del ratoncito pérez, también eres tú?.
Bueno, la verdad es que yo ya llevaba tiempo sospechando, por la letra, sabes? :) .
-Mira Tha, la parte positiva de este tema es que ellos saben que es a Tí a quien tienen que ganarse para tener buenos regalos, portándose bien y esas cosas. Y además pueden comprender mejor estas cosas de que la crisis no permite comprar muchos regalos, y que el consumismo es una desproporción y no encaja en absoluto con el verdadero espíritu de la Navidad.

Os quiere, vuestra Siouxie :)
Feliz Navidad :)

LOLITA LOP dijo...

que post más bonito Tha ... aún con su tinte triste , es precioso.

un beso mágico